Fiesta San Pedro Poveda: Cuatro asignaturas para el mundo de hoy, D. Carlos Osoro
Lunes, 30 Julio 2018

Fiesta San Pedro Poveda: Cuatro asignaturas para el mundo de hoy, D. Carlos Osoro

LOS NEGRALES, Madrid, España.
“Pienso en cuatro aprendizajes que tenemos que hacer como Iglesia y en los que la Institución Teresiana tiene que aportar: aprender a ser, aprender a convivir, aprender a participar y aprender a habitar en este mundo pero no de cualquier forma, sino curando y sanando”, dijo el Cardenal Carlos Osoro durante la celebración de la Fiesta de San Pedro Poveda, en Los Negrales, el pasado sábado 28 de julio.

Casi quinientas personas participaron de la eucaristía y del posterior homenaje: “Llamados a la santidad al estilo de Pedro Poveda”, la tarde del 28 de julio en el Centro Santa María de Los Negrales, en cuya capilla se veneran los restos de san Pedro Poveda.

Una hora antes, a las 18 horas, Maite Uribe, directora de la Institución Teresiana había clausurado la Asamblea de todas las Asociaciones a.e. (ATA) con la presencia de 125 asambleístas y 7 invitados, procedentes de 25 países y representantes de las 25 Asociaciones ACIT además de la Asociación Primaria. Hecho que dio un marco internacional a la fiesta.

Junto a D. Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, concelebraron otros diez sacerdotes; las ofrendas, las lecturas y las oraciones de los fieles contaron con la participación de personas de diferentes continentes y lenguas.

Homilia del Cardenal Carlos Osoro

Acabamos de escuchar en la oración: “Dios nuestro Señor eligió a san Pedro Poveda, presbítero y mártir, para promover la fe cristiana mediante la educación y la cultura”, esto que es verdad y así lo reconoce la Iglesia, y fue verdad en el momento en que Pedro Poveda ve, contempla lo que tiene que ser la Institución Teresiana ante La Santina en Covadonga, y lo ratifica el día que entrega su vida, precisamente por esto aquí en Madrid.

Mediante la educación y la cultura se promueve una manera de entender la vida y al ser humano que es capaz de realizar esa cultura del encuentro de la que tan necesitados estamos en este momento en el mundo en que vivimos.

0731-6“A ti Señor me acojo porque Él es nuestra esperanza”, fue la esperanza de san Pedro Poveda, Él fue la roca en la que sostuvo su vida, entendía que era Jesucristo el alcázar donde no solo salva su vida, sino la de los demás. Por eso en Él puso su esperanza y su confianza y en Él también nosotros ponemos la confianza.

Quisiera resumiros en una expresión lo que acabamos de escuchar en la Palabra de Dios, hoy, que habéis clausurado la Asamblea de todas las Asociaciones (a.e) de la Institución: “Id al mundo con el amor de Cristo manifestado en la Cruz, dando la luz y el sabor de Jesucristo”. Este sería el resumen de las lecturas que hemos escuchado.

Cuatro aprendizajes necesarios hoy

Quisiera aproximarme más a vuestra vida y vuestro corazón desde cada una de las lecturas. La primera del profeta Jeremías nos ha invitado, como invitaba al profeta, a ir al mundo. Para eso lo había escogido y consagrado. La I.T. está construida y acogida en la Iglesia para entrar en todos los caminos por donde van las personas, en todos.“Yo te enviaré…”.

Pienso en cuatro aprendizajes que tenemos que hacer como Iglesia y en los que la Institución tiene que aportar en este ir al mundo: aprender a ser, aprender a convivir, aprender a participar y aprender a habitar en este planeta pero no de cualquier forma, sino curando y sanando.

“Id al mundo…”. Tenemos que mostrar, vivir y enseñar, estas cuatro asignaturas que son esenciales en este mundo global, diverso, multicultural, con grandes descartes, necesitado de construir la familia humana. Y esto solo es posible y os invito a que la Institución lo haga, viviendo estas asignaturas. Solo lo podéis hacer desde la referencia de Cristo, quien nos ha explicado cómo debemos hacer, cómo debemos estar junto a los demás.

  1. Aprender a ser, implica desarrollar una vida espiritual profunda, honda. Que no es una vida que se desentiende de este mundo, al contrario lo entiende tan bien y sabe que tiene que entrar de tal manera que no tiene otro remite más que Nuestro Señor Jesucristo. Aprender a ser junto a Él.
  2. Id al mundo. Aprended y enseñad a convivir. Colaborad en proyectos que construyen este mundo, compartid tarea, no nos aislemos. Allanemos caminos, entreguemos la ternura de Dios y que Pedro Poveda vio que lo teníamos que hacer mediante la educación y la cultura, dos tareas esenciales para hacer posible una convivencia de hermanos. Colaborar en proyectos diversos, no aislándonos, no poniendo diques sino allanando caminos, construyendo puentes.
  3. Aprender a participar, que en el fondo es tener una vida en común, ser un cristiano activo, no reactivo sino proactivos. Es fácil pero siempre hay gente que ve lo negativo, son reactivos, no valen para construir una humanidad nueva. El proactivo es el que ve la mancha, pero sabe que se puede quitar y colaborar con otros para quitarla.
  4. Aprendamos a habitar el mundo. Tengamos el deseo de Jesús: curar, sanar, construir la cultura del encuentro. Esta comienza el día en el que Dios por el sí de una mujer única y excepcional, la madre de Jesús y nuestra madre, dice a Dios que sí. Es el misterio de la encarnación, Dios se hace hombre y participa de la vida de los hombres.

 Id al mundo con estas cuatro asignaturas

Pero no se puede ir solamente al mundo… hay que ir con el amor de Cristo manifestado en la Cruz, como dice San Pablo. El mundo está crucificado, hay dolor, muchas heridas… tenemos muchos ejemplos: Nicaragua, Venezuela, Guatemala, Honduras, Centro África, países de Asia. O Europa que se encierra en sí misma y no abre la vida a nadie… -porque no la tiene, entre otras cosas, somos una pandilla de viejos porque no nos abrimos a la Vida que es Jesucristo. Y lo queremos todo para nosotros sin hacer partícipes a otros, quizás de la riqueza que hemos acumulado, a veces a costa de otros-.

Por eso el mundo está crucificado, hay dolor, hay muerte, hay descartes, pero tenemos que ir con el amor de Jesucristo. Como dice el apóstol, “yo crucificado…” doy lo que Jesús dio: vida, amor, entrega. Ahí donde entra Jesucristo rehabilita al ser humano, le convierte de enemigo en hermano, de egoísta en generoso, de alguien que se desentiende de los problemas de los demás, en alguien que participa plenamente en las situaciones en cualquier lugar de la tierra. Vamos al mundo en el amor de Jesucristo manifestado en la Cruz. Así fue san Pedro Poveda, así estuvo en este mundo y así murió, participando de la Cruz de Cristo para dar vida.

Vamos al mundo con el amor de Cristo y dando la luz y sabor.

¿Qué novedad aportamos?

Queridos hermanos y hermanas ¿os habéis preguntado, qué novedad aportamos nosotros -como cristianos- al mundo? La novedad que tenemos que aportar tiene dos dimensiones necesarias: Universalidad en el arraigo (aquí es una realidad) Hay que dar luz y sabor, no nos detenemos en un trocito sino que vamos al mundo entero, a realidades y culturas diferentes porque hemos entendido la oración de Cristo: un solo Padre.

La opción de promover la fe cristiana mediante la educación y la cultura es hacer ver a todos los hombres que somos hermanos porque somos hijos de Dios, las diferencias las hacemos nosotros. La cultura y la educación que queremos implantar es que todos los hombres sepan que son hombres y mujeres de Dios, y para ello hay que inculturarse, de acuerdo al misterio de encarnación. La cultura se transforma entrando en las casas, en la vida, como Jesús hace con la Samaritana, una de las conversaciones más preciosas del Evangelio. En esa conversación es ella misma la que se da cuenta “dame de tu agua”.


También hay que dar luz y sabor. Universalidad de apertura al otro, con el dinamismo del encuentro, cara a cara; no seamos teóricos, vayamos a ver a la gente. Qué maravilla decirle a otra persona, tú eres mi hermano. Es en el dinamismo del diálogo donde nos entendemos -como en los diálogos de Jesús en el Evangelio… por ejemplo con los discípulos de Emaús- Para dialogar hay que acercarse a las personas, no se hace a distancia. Por eso este dinamismo del encuentro, del diálogo, es intercambio, comprendernos.

También el dinamismo de la participación en proyectos en el mundo con otras personas, en el mundo social, proyectos compartidos incluso con personas que tienen otras visiones. Hoy el Señor nos invita a través de Poveda a dar esa voz y esa luz.

Entonces ¿Qué es lo que tenemos que aportar los discípulos de Cristo, la Iglesia del Señor, en este momento de la historia? ¿Qué es lo que tiene que aportar la I.T. según el carisma recibido de san Pedro Poveda? Arraigo, estar de verdad en los caminos donde están los hombres y mujeres…, ir a ellos diciendo que todos somos hijos de Dios y mostrándolo con la vida y la apertura al otro en la totalidad, “sois mis hermanos”. Utilizando esos dinamismos que el Señor provoca cuando celebramos la eucaristía, Jesús sale al encuentro, dialoga con nosotros y participa con todos los hombres, haz ver que todos son necesarios y que con todos podemos estar.

¡Qué gracia más grande es la que habéis podido vivir en estos días en la Asamblea de todas las Asociaciones de la Institución Teresiana! Estoy seguro que vais de una manera renovada en vuestra vida y vais viendo también la actualidad que tiene el carisma que el Señor a través de Pedro Poveda entregó a la Iglesia. Habéis clausurado la Asamblea de las Asociaciones pero no habéis clausurado el carisma, comenzáis ahora a tenerlo que hacer realidad siempre, siempre, siempre como Pedro Poveda, centrado en Cristo Nuestro Señor, Él es el centro, hay que volver la mirada a Él permanentemente, y también con la ayuda de esa mujer excepcional ante la cual Pedro Poveda intuyó lo que tenía que ser la Institución Teresiana, en esa advocación entrañable de Nuestra Señora de Covadonga, al fin y al cabo la misma que en la advocación dice sí a Dios y sí a los hombres. ¡Qué el Señor los bendiga siempre!

Homenaje: “Llamados a la santidad al estilo de Pedro Poveda”

Al finalizar la eucaristía tuvo lugar un breve acto: “Llamados a la santidad al estilo de Pedro Poveda”, conducido por Raquel Osorno y David Palacios. En primer lugar, el secretario de la ATA, Manuel Vega, de la Asociación ACIT Extremadura, España, compartió sus impresiones de la Asamblea. Enseguida Maite Uribe y las vocales del Consejo de Gobierno, Lola Martín, Elisa Estévez, Cecilia Padvalsky, Carmen Lizárraga, Inmaculada Pache y Emma Melgarejo, expresaron su sentir al concluir el período de gobierno del sexenio 2012-2018.

0731-8

Carmen Cuesta

A continuación se recordó a una líder del feminismo católico de principios del siglo XX: Carmen Cuesta. al cumplirse el 50 aniversario de su muerte ocurrida el 28 de julio de 1968, en la ciudad de Madrid como consecuencia de un fuego accidental ocurrido en el pinar de la residencia La Consolación donde vivía. Había nacido en Palencia, España, en 1890.

Fue colaboradora cercana y fundamental de san Pedro Poveda, adquirió relieve social al impulsar distintos proyectos pedagógicos, notoriedad política como luchadora incansable por los derechos de las mujeres y resonancia religiosa desde su compromiso de apostolado laical. Fue compañera de Josefa Segovia en la Escuela Superior del Magisterio. Abogada, la primera mujer que obtuvo en España el doctorado en Derecho, puso en marcha la Acción Católica de la Mujer, fue escritora y destacaba por su oratoria.

Desde muy joven conjugó sus compromisos profesionales con la dedicación a la Institución Teresiana. Destacan su participación en el gobierno de la misma, la dirección de la Residencia de Universitarias y persona imprescindible en las primeras Asambleas de la Asociación de Cooperadoras Técnicas.

0731-10

Figura clave en la presencia e inculturación de la Institución Teresiana en los países de América donde permaneció 20 años: Chile, Argentina, Uruguay, Bolivia, Perú y México. Términos como “confraternidad americana”, “panamericanismo”, “abrazo fraternal entre los pueblos”, son expresiones en cartas, tarjetas y telegramas que se intercambiaban las alumnas normalistas de Chile, Bolivia y Perú; y expresiones de ánimo, de unidad y de esperanza de futuro común se regalaban mútuamente las estudiantes, aún de países no tan cercanos políticamente. Conciencia de vínculos y redes desde tan temprano en la Obra.

Un libro de la BAC de reciente publicación hace justicia presentando una interesante biografía de esta gran mujer “plenamente humana y toda de Dios”.

Jóvenes desde el camino de Santiago

Dos vídeos de felicitación a san Pedro Poveda fueron enviados por los 150 jóvenes del Movimiento Acit Joven que estaban haciendo el Camino de Santiago. Pilar Fernández, que formó parte del equipo de Liturgia de la Asamblea los presentó.

0731-4

La verdad está en las obras…

0731-5Héctor Gregorio CrespoHéctor Gregorio Crespo“La mejor manera de honrar a Pedro Poveda es seguir la estela de testigos, así como de las obras: “Las obras dan testimonio de lo que somos”, decía Pedro Poveda, recordaron. Se presentaron las que en el último año ofrecen nuevos frutos y llevan su nombre: un nuevo colegio San Pedro Poveda en Davao, Filipinas; el Instituto Superior de Estudios Educativos Pedro Poveda en Santo Domingo, República Dominicana, heredero del Centro Pedro Poveda, que abrió sus puertas hace un año, y Escuela de Liderazgo Social Inclusivo Pedro Poveda, bajo el amparo de la Asociación “Educación para un mundo interdependiente” (Ediw). Además se presentó un vídeo que daba cuenta de los últimos acontecimientos de la Institución Teresiana en Cuba.

Héctor Gregorio ofreció un hondo testimonio sobre san Pedro Poveda, sacerdote, hombre de Dios, mártir, y santo entrelazando con su propia vocación al sacerdocio, camino que ha iniciado recientemente.

Al finalizar se felicitó a la editorial Narcea por su 50º aniversario y a la ONG InteRed por sus 25 años de historia al servicio de una educación transformadora y se compartió una cena en los jardines de la casa.

 

Vídeo con las palabras del Cardenal Carlos Osoro

Info.IT

 

 

 

DEPARTAMENTO DE INFORMACIÓN

C/ Príncipe de Vergara, 88. 28006 Madrid, ESPAÑA

 

Top