Martes, 25 Septiembre 2018 00:00

Técnica y sentido desde la Filosofía de la Ciencia

LEÓN, España. 
Este año fue León el marco de las Jornadas de verano que organiza el Grupo de Universidad-Investigación. El tema principal que reunió a más de 40 personas fue “Técnica y sentido desde la Filosofía de la Ciencia”, aunque hubo otros dos no menos interesantes: un homenaje coral a María Dolores Gómez Molleda, y la presentación de un libro, por su autora, sobre la historia de la Institución Teresiana en León.

Carmen Azaustre, coordinadora de la comisión permanente del Grupo, inauguró las Jornadas recordando que estos encuentros son un lugar importante de reflexión sobre qué es lo humano, sobre el sentido del humanismo verdad, y este año sobre el sentido de la vida ante la tecnociencia. Así mismo, dijo, los cristianos universitarios necesitamos reflexionar sobre cómo hacer una universidad más humana.

La primera ponencia de Alfredo Marcos, catedrático de Filosofía de la Ciencia de la Universidad de Valladolid, trató sobre “Técnica y sentido de la Filosofía de la Ciencia: I. Actitudes ante las nuevas antropotecnias”. En su presentación, se informó de que es autor del libro “Meditación de la naturaleza humana”, publicado por la BAC.

Actitudes ante las nuevas antropotecnias

El ponente afirmó que ante estas nuevas antropotecnias se pueden pedir criterios pero es mucho más útil recomendar una actitud. Los filósofos hoy no son muy proclives a hablar de estas cosas. Han perdido de vista la función de la filosofía de pensar sobre la vida humana.

El ponente se extendió en la definición aristotélica de hombre como animal social racional (espiritual). Explicó que la técnica acompaña al ser humano y la evolución de su cuerpo desde el principio. Y que la técnica llamada por los latinos “ars” es una forma de exploración de la belleza y del deber ser, que incide en el desarrollo del espíritu humano.

La simbiosis entre ciencia y técnica genera la tecnociencia, donde es difícil distinguir hasta dónde llega lo técnico y empieza lo científico. Toda la ciencia que se hace hoy día esta mediada por la informática.

Hay un debate sobre el término antropotecnia, que podría significar diversas cosas. Desde mejorar el cuerpo humano por medio de técnicas, en las que estaría incluida la educación o las terapias, hasta quienes pretenden prescindir de la naturaleza del ser humano, como los transhumanismos, y sacar al ser humano de su propia humanidad.

Las antropotecnias deberían estar al servicio no de la mejora del ser humano sino de la vida humana.

El sentido de la vida humana

La segunda ponencia trató sobre “El sentido de la vida humana en la era tecnocientífica”. El ponente afirmó que estamos en un momento en que hay que repensar el sentido, saber qué trenes tomamos, qué es lo que hemos ganado y lo que hemos perdido. Hemos ganado poder instrumental, hemos perdido la brújula, el sentido. Tendríamos que orientarnos hacia la cuestión del sentido sin perder los avances tecnocientíficos y sociopolíticos de la modernidad.

Ofrecer un sentido que fuera razonable y fuera común en todos los seres humanos. Para llegar a encontrar un sentido común de este estilo, hay que apelar a dos cápsulas de sabiduría en las que estamos todos de acuerdo: llega a ser el que eres (Píndaro); conócete a ti mismo (Sócrates).

Ante la naturaleza humana caben diversas posturas: Negación, naturalización, artificialización, antropotecnias sin criterio y tradición aristotélica: animal social racional (espiritual).
En la definición aristotélica, los tres aspectos no se yuxtaponen, sino que se unifican y concretan en la realidad sustantiva que es cada persona.

Homenaje a María Dolores Gómez Molleda: Personalidad poliédrica

0927-2

Uno de los momentos fuertes de las jornadas fue una mesa redonda en la que personas que conocieron a fondo a María Dolores Gómez Molleda compusieron una figura, con los principales rasgos de su personalidad poliédrica.

Mercedes Samaniego, de la Universidad de Salamanca, resumió su intervención en tres rasgos: mujer apasionada por la educación; supo hacer historia al hilo de la excelencia; fue reconocida como especialista en la historia de las ideas y de la cultura. Grandes ejes de su trabajo investigador fueron el reformismo educativo y el reformismo de colectividades e individualidades inconformistas.

Josefina Cuesta, de la Universidad de Salamanca, afirmó que este acto es el reconocimiento de una vida que no fue fácil, que llegó pronto a la cátedra. Fue una científica católica que integró fe y cultura y sin hacer demasiado ruido rompió techos de cristal. Miembro de un grupo, impulso de la Institución Teresiana y modernizador. No siempre fue escuchada porque era una mujer de frontera. Aprendimos de ella una mirada povedana de la historia y sobre su tiempo.
Ana de Miguel, de la editorial Narcea, se centró en su talante de persona humana. “Cautivaba en todo lo que decía. Conseguía ponernos el corazón a tono. Con ella aprendíamos un modo responsable y comprometido de vivir nuestra fe”, afirmó. Fue María Dolores la que enroló a Ana en la creación de la editorial Narcea, de la que ha sido directora mucho tiempo, y que cuenta en su catálogo con más de 2.500 títulos. Iniciativas suyas también fueron la Librería Pedagógica y los encuentros de universitarias, denominados “repúblicas”, así como la modernización en la década de los cincuenta de Revista, publicación periódica de la Institución Teresiana.

Carmen Rita García, de la Edición Crítica de las obras de Pedro Poveda, ha trabajado junto a María Dolores los quince últimos años. Afirmó Carmen Rita que con sabiduría y sin vanidad ninguna dedicó los últimos 27 años de su vida a su última y gran empresa. Resumía en esta frase lo que significó ese proyecto en su vida: el árbol vive de sus raíces. La llave del sentido profundo de una Institución reside en su memoria histórica. Toda su vida había sido una preparación para este destino, realizar la edición crítica.
Historia en León

Patrocinio García Gutiérrez presentó su libro “La historia de la Institución Teresiana en León”. La portada es un retrato de Pedro Poveda hecho por una pintora leonesa, Pilar Fornes.

La primera academia se abrió en León en 1917 y las dos primeras alumnas fueron Ángeles Sánchez Beato y Purificación Hernández. Pedro Poveda fue a León por primera vez en junio de 1919. Muchas de las mujeres en la enseñanza pública leonesa fueron alumnas de la Institución Teresiana. Faltan estudios sobre cuál fue el área de influencia de la IT a través de las personas formadas en su pedagogía.

Rutas culturales y gastronomía

0927-3No faltaron en estas jornadas los aspectos culturales, sin olvidar que este año es Capital Española de la Gastronomía 2018 y por tanto no faltó la consabida cena en un afamado restaurante. Tampoco la visita guiada a la ciudad y una visita a la Virgen del Camino. Allí nos encontramos con Camino Cañón, que nos explicó detalladamente la tradición de imagen y la historia del santuario.

Una visita a la Cueva de Valporquero puso a los jornadistas en contacto con la maravilla natural que ha obrado el agua en la roca caliza de la montaña desde hace un millón de años, excavando un espectacular espacio repleto de formas creadas por estalactitas, estalagmitas, coladas y columnas de diferentes brillos y colores, que se suceden a lo largo de diferentes salas, creando espacios llenos de misterio que estimulan la fantasía. Fue una gozada para los sentidos.

Como todos los años, no faltaron dos populares citas: las eucaristías diarias, presididas por el entusiasta jornadista jesuita Juan Jesús Bastero, que ponía a tono la jornada, y el día de celebrar los frutos de la tierra con su aportación de alegría, en el que tenemos que destacar el monólogo lleno de buen humor de Emilia Serra.

Con este broche final, nos despedimos con el encargo de seguir pensando dónde será el próximo encuentro y cuál será el tema a tratar, cuestión que se concretará en el próximo encuentro los días 8 a 10 de febrero en Los Negrales.

Nieves San Martín, desde León

 

DEPARTAMENTO DE INFORMACIÓN

C/ Príncipe de Vergara, 88. 28006 Madrid, ESPAÑA

 

Top