Sábado, 04 Junio 2011 00:00

León lee el pasado que explica el presente y celebra

LEÓN, España. 04/06/2011.  
En la estela de actos celebrados recientemente con motivo del Centenario de la Institución Teresiana destacan los realizados en León, en abril pasado.

Además de la Eucaristía que congregó amplia participación; una conferencia ofrecida por Camino Cañón y la presencia de la Directora General, Loreto Ballester, dieron el marco propicio para presentar la rica historia y la actualidad de una Institución arraigada en tierras castellanas y leonesas.

Momento de la Eucaristía
Momento de la Eucaristía

La celebración de acción de gracias tuvo lugar en la Catedral el 28 de abril pasado. Estuvo presidida por el obispo, D. Julián López y concelebrada por alrededor de veinte sacerdotes.060411-00

El numeroso coro de más de ciento treinta personas lo formaron niños, jóvenes y adultos del Colegio Santa Teresa. En el marco incomparable de la Catedral, siempre invadido de luz, resaltaba la alegría y solemnidad de la fiesta.

En la monición de entrada Araceli Ortega, Directora de Castilla y León, invitó a celebrar “la acción del Espíritu que dio origen y desarrolló un carisma a través de la entrega sacerdotal de San Pedro Poveda, a hacer memoria agradecida de la fidelidad entre Dios y su pueblo, a renovar el compromiso de construir el Reino de Dios y a poner en manos de María anhelos, retos y esperanzas”.

En la homilía, el obispo agradeció a la Institución en nombre de la Iglesia Diocesana las obras apostólicas que desarrolla en León. Hizo referencia a la honda conciencia eclesial heredada del Fundador, expresada siempre en comunión con los pastores y en el propósito de entregarse con humildad y audacia a las tareas que las actuales circunstancias plantean al laicado asociado dentro de la Iglesia. Elevó una oración para que la Obra siga creciendo para el bien de la Iglesia y la Sociedad.

Con palabras de Poveda dijo :“Habéis de poner singular empeño en conocer bien la vida de Jesucristo, estudiando con amor los Santos Evangelios y aplicándoos a este estudio con purísima intención, pidiendo luces al divino Espíritu, autor de las Escrituras Santas para que os dé verdadero y provechoso conocimiento de la vida y doctrina de Jesucristo”.

Loreto Ballester agradeció la presencia de los asistentes y leyó el mensaje del Papa Benedicto XVI con motivo de la celebración del primer Centenario de la Institución.Coro del Colegio Santa Teresa

060411-11Al finalizar seis niños del Colegio, de los más pequeños, ofrecieron a la Virgen unos cestos de flores a la vez que se cantaba el himno a la Virgen del Camino.

 

Retrato de un pasado que identifica

En el marco de las celebraciones, la profesora Camino Cañón ofreció una conferencia. Sus palabras trenzaron evocaciones del pasado, constataciones del presente y deseos de futuro.

Recordó las inquietudes de Pedro Poveda ante la cultura de su tiempo que se concebía incompatible con la fe, la urgencia por responder a la relegación de la mujer y la visión profética ante el papel de los seglares en la Iglesia.

Camiño Cañón se refirió a “la Teresiana de aquellos primeros años fundadores” como “el personaje femenino a través del que muchos hemos conocido la Institución Teresiana”. Evocó escenarios donde se la identificaba, valores, capacidades al servicio de la fe y de la promoción humana.

Sala de Conferencias
Sala de Conferencias

Valoró la capacidad de una Obra capaz de sintonizar con la realidad de los primeros cristianos, que vivían con riesgo su fe, llevaban una forma de vida nueva sin abandonar sus ocupaciones y relaciones. Subrayó que Pedro Poveda concibió la Institución Teresiana como una asociación de cristianos seglares al estilo de los primeros cristianos, llamados a vivir una ética de máximos, dando razón de la motivación que nos lleva a ello.

Camino Cañón recordó que la Institución Teresiana se inició con mujeres, unidas con vínculos similares a los primeros cristianos, agrupadas en pluralidad de asociaciones conforme a la modalidad vocacional, que tenían el temple de Teresa de Jesús ´eminentemente humana y toda de Dios´, con la naturalidad de andar en la verdad, el desasimiento, la disponibilidad, el talante austero y amable, laboriosidad y alegría. Hace un siglo esta Institución contribuyó a hacer creíble en la Iglesia que la mujer no es una persona de segunda fila, al desarrollar una obra regida por mujeres, que piensan y deciden por ellas mismas.

Al describir el escenario actual, la profesora Cañón dijo que “vivimos en una cultura de laicidad, que confunde el respeto al pluralismo con la marginación o el rechazo de posiciones cristianas, tildadas de tradicionales” y valoró que la Institución Teresiana una a sus ideales de acción cultural opciones radicales por la justicia y la opción preferencial por los pobres.

Vista de la sala de ConferenciasMencionó nuevos escenarios, cauces de cooperación y caminos en la educación, en la inculturación de la fe, en cuestiones emergentes y en la participación en la sociedad civil, en los que la Institución Teresiana hace sus aportaciones.

Al concluir, la profesora Cañón, presentó tres coordenadas irrenunciables hoy para la Institución Teresiana: la oferta de creaciones propias, la colaboración con proyectos de otros grupos y la crítica de las realidades públicas desde el horizonte que la experiencia cristiana abre sobre la vida.

Con palabras de Pedro Poveda dijo: “Los hombres y las mujeres de Dios son inconfundibles. No se distinguen porque sean brillantes, ni por lo que deslumbran, ni por su fortaleza humana, sino por los frutos santos, por aquello que sentían los apóstoles en el camino de Emaús, cuando iban en compañía de Cristo resucitado, a quien no conocían, pero sentían los efectos de su presencia”.

Información: Estela de la Red

 

DEPARTAMENTO DE INFORMACIÓN

C/ Príncipe de Vergara, 88. 28006 Madrid, ESPAÑA

 

Top