Sábado, 15 Octubre 2011 19:00

El día después del Encuentro Internacional de Oviedo

OVIEDO, Asturias, 15/10/2011.
“Que se abran líneas de investigación, que surjan implicaciones sociales, que el “árbol centenario” que es la Institución Teresiana se siga sembrando...”, fueron algunos de los deseos expresados en el acto de clausura del Encuentro, en el que además se leyó una síntesis de las ideas expuestas en casi cuarenta Comunicaciones y se hicieron agradecimientos de justicia.

101511-000

El Encuentro Internacional “Ciencia, Humanismo y Creencia en una sociedad plural” llegaba a su fin, después de dos jornadas con un apretado programa y riqueza de reflexiones. Junto a cierto cansancio se observaba satisfacción tanto en organizadores como en participantes, por haber vivido la enriquecedora experiencia de sentir que cada una de las palabras del título propuesto se hicieron acto personal y colectivo.

Ciriaca Morano, Consuelo Gamez Mª Suarez y Joaquín Campos
Ciriaca Morano, Consuelo Gámez, Mª Paz Suárez y Joaquín Campos

OVIEDO 100

La pregunta por el día después no se hizo esperar. La presentó Cira Morano en sus palabras finales, cargadas de gratitud a cuantos hicieron posible la realización del Encuentro, especialmente a la Universidad de Oviedo.

101511-13Una universitaria, en nombre del grupo de jóvenes participantes, expresó la voluntad del conjunto de continuar la reflexión, el encuentro y la relación entre quienes participaron, además de invitar a otros. Sellaron la iniciativa de continuidad con el nombre “OVIEDO 100”, aludiendo a los cien años de vida de la Institución Teresiana, iniciados en el contexto de la ciudad de Oviedo con inspiración en Covadonga.

La Vicerrectora de Excelencia educativa María Paz Suárez Rendueles, presidió el acto de Clausura del Encuentro Internacional, haciendo una alta consideración por lo vivido.

Consuelo Gámez, Coordinadora de la Cátedra Pedro Poveda de la Universidad Pontificia de Salamanca, por su parte, ofreció una palabra esperanzada y animó a continuar abriendo diálogos entre la fe y la ciencia, al estilo del titular de la cátedra.

Resumen de Comunicaciones

Joaquin Campos
Joaquin Campos

Joaquín Campos, miembro del Comité Científico hizo una muy buena síntesis del contenido de las Comunicaciones presentadas en los dos días del encuentro, ya que “la respuesta a la convocatoria fue tal que obligó a organizar sesiones paralelas, con la consecuencia inmediata para los asistentes de no poder estar presentes en la defensa de todas ellas”, dijo. Después de recordar los objetivos del evento científico, expuso a modo “de breves pinceladas”:

“En función de las comunicaciones recibidas para este Encuentro, los Comités Científico y Organizador estructuraron las comunicaciones bajo distintos epígrafes. El epígrafe “Interrelación Ciencia-Humanismo-Creencia” se ha desarrollado a lo largo de los tres momentos de este Encuentro dedicados a comunicaciones.

Hemos oído que las relaciones ciencia-humanismo-creencia son poliédricas: antagónicas o inexistentes, pero parece que sería bueno que fueran de cooperación. Hemos oído que la ciencia puede poner sus herramientas de análisis para intentar comprender mejor el humanismo y la creencia, pero no puede abarcarlos ni dar respuestas definitivas. Hemos oído de la importancia de una adecuada conjugación y cultivo de estos elementos desde el punto de vista de la salud y su importancia en el mundo de las relaciones, en particular de las de médico y paciente. Hemos oído que en el marco de la Ciencia Cognitiva, los sistemas de creencia y los de conocimiento podrían tener categorías ontológicas comunes a nivel profundo y que los sistemas de conocimiento estarían enraizados en los de creencias de sus creadores. Hemos oído que no tendría por qué haber “casus belli” entre ciencia y creencia y que ambas podrían cooperar en la gran aventura humana. Hemos oído que la racionalidad de las ciencias naturales y de la religión radican en dos visiones distintas, pero inseparables, del mundo, han evolucionado paralelamente y se han influido mutuamente. Hemos oído que las relaciones pueden ser de conflicto, de dependencia, de diálogo o de integración y que las humanidades y en particular la filosofía sería el puente con el que establecer el diálogo entre la ciencia y la religión, pues en la persona se articulan ambas. No se puede entender ni la una ni la otra sin entender a la persona. Hemos oído que el cambio que urgentemente busca nuestro mundo necesita de este diálogo ciencia-humanismo-creencia.

Se nos ha dicho que la ensambladura de la ciencia y la creencia tienen un efecto positivo en la persona. Que los trabajos heterodoxos de personalidades de la segunda mitad del siglo XVII se sirvieron del análisis filológico como primer instrumento de defensa de sus creencias.

Se nos ha hablado de las contribuciones de Jean Ladriere y Xavier Zubiri al diálogo entre las ciencias naturales y las creencias religiosas, poniendo de manifiesto que la convergencia no sería una síntesis definitiva sino un esfuerzo provisional y precario, pero necesario y de actualidad.
Hemos oído que la definición de la esencia del hombre sienta la base para poder imbricarlo en un mundo en constante desarrollo científico-tecnológico: Con la ciencia pero más allá de ella.

Hemos oído en diversas ocasiones que no existe un verdadero conflicto entre ciencia y religión y que sí existe. Pierce opina que la oposición al avance de la ciencia forma parte de la dificultad de lo nuevo.

La reivindicación del pensamiento escéptico ha estado presente en el día de hoy. El saber cauteloso del científico, al igual que el saber del místico, que trasciende toda ciencia, tienen en el escepticismo su principal precursor y puede resultar de gran ayuda hoy.

Hemos oído una vez más que la ciencia y la religión son sistemas de conocimiento complementarios. Ambas pueden ser necesarias si aspiramos a crear nuevos modelos de desarrollo que pretendan construir capacidad y liberar el potencial humano para transformar las estructuras de la sociedad.
Podríamos acabar esta serie de comunicaciones poniendo de manifiesto que la reflexión filosófica ha valido siempre como modesta mediación entre los saberes y la fe religiosa.

Hemos tenido la oportunidad de analizar esta interrelación desde y en el ámbito de la educación. En esas comunicaciones hemos tenido la oportunidad de oír reflexionar sobre las razones que subyacen a la necesidad de desarrollar el pensamiento crítico, un perfil de pensador crítico y las propuestas educativas asociadas en la educación superior. De analizar el humanismo con perspectiva histórica y desde el presente siglo XXI, incluyendo la perspectiva de género. De oír que la educación es lugar privilegiado de integración. De oír que las grandes cuestiones de sentido de la vida parecen estar ausentes de la educación superior, aun constatando la importancia de la formación en valores de los futuros profesionales, en particular los sanitarios. Y esta sesión se concluía con una imagen, la del olivo, punto de encuentro de la ciencia, la tecnología, el arte y la experiencia humana.

También hemos tenido la oportunidad de analizar la interrelación desde y en el ámbito de la Psicología. Tras una experiencia personal de evolución por los alrededores de la ciencia, se planteaba la disyuntiva “ilusos o ilusionados por la ciencia o la creencia”, reflexionando desde el psicoanálisis y la fe cristiana. La psicología está de moda, nos decían en otra comunicación, y planteaba si es preciso atender a la persona, a la personalidad o al trastorno.

Hemos podido oír en esta sesión que los efectos del entrenamiento en la meditación producen algunos cambios en el cerebro, la función inmunológica y los procesos “cognitivos atencionales” y de autorregulación. Seguidamente se nos hacía una propuesta de caminos de felicidad que recojan la sabiduría de la Psicología Humanista y más recientemente la Psicología Positiva que pueden dialogar y complementarse con las propuestas de felicidad evangélica.

Las comunicaciones que consideraban aspectos sociológicos de la relación también han estado presentes en este Encuentro. Empezaba la sesión “De la tolerancia a la hospitalidad”, destacando la importancia de pensar desde un marco ético plural, comprometido, en las posibilidades futuras del habitar conjunto del mundo. De los imaginarios en las sociedades plurales, su importancia y su tolerancia marcada por los derechos humanos.

Cuatro aprendizajes básicos se nos proponían para la comprensión y el desarrollo de lo humano en una sociedad nueva: aprendizaje de la limitación de la condición humana, del sentido del agradecimiento, de la escucha de la conciencia y de la dignidad humana.
Al final de la sesión se planteaba un problema complejo de conflicto de derechos. Ante ello, ciencia y humanismo han de tender puentes entre sí y no construir muros que intenten separar razón y sentimiento.

101511-7Ha habido comunicaciones que nos han hablado de la importancia de las relaciones ciencia-humanismo creencia en los ámbitos de la Política y la Economía. La banca ética se propone como una herramienta para recuperar la función social del dinero, evitando que éste sea un fin en sí mismo. La importancia de la creencia en campos como las negociaciones internacionales se presentaba aprovechando el ejemplo de las negociaciones históricas de Camp Davis. ¿Cuál es la presencia y función  de la religión en el mundo actual? Una amplia comunicación se ha desarrollado entorno a esta cuestión, presentando diversas presencias y reconociendo la intención de imponer el monopolio ético como una fuente de conflicto muy importante.

Nuestra sociedad, una sociedad en red, nos plantea un reto importante. Que la libertad y la consiguiente responsabilidad, sean las verdaderas tejedoras de esa red y que la falta de responsabilidad no nos envuelva a todos en una maraña. Una economía al servicio de la persona proponía la última ponente de esta sesión; ¿cómo? Economía de mercado con regulaciones, humanista y ética, acompañada de un cambio de los valores de la sociedad.
Arriesguemos.”, dijo Joaquín Campos al concluir.

Vídeo "Mineros cantan a Poveda" (Duración 9´)

Homenaje del Coro de Mineros de Turón a San Pedro Poveda realizado en la tarde del 13 de octubre. Posteriormente los participantes al Encuentro disfrutaron de una "espicha" en Colloto, cerca de Oviedo.

Comité organizador del Encuentro Internacional

Los miembros del comité organizador del Encuentro Internacional “Ciencia, Humanismo y Creencia en una sociedad plural” fueron:

Dra. Ciriaca Morano Rodríguez. Madrid, España
Dra. Mercedes Fernández Menéndez. Oviedo, España
Dr. Joaquín Campos Acosta. Madrid, España
Dra. Teresa García Muñoz. Oviedo, España
Dra. Milagros Alcubilla Martín. Zaragoza, España
D. Diego Sarabia Lavín. Santander, España

Mientras que el comité científico estuvo constituido por:

Presidenta del Comité

Dra. Ciriaca Morano Rodríguez, Madrid, España

Vocales

Dra. Mercedes Fernández Menéndez. Oviedo, España
Dra. Milagros Alcubilla Martín. Zaragoza, España
Dña. Nadine Boddaert. París, Francia
Dr. Joaquín Campos Acosta. Madrid, España
Dra. Francesca Cocchini. Roma, Italia
Dra. Mª Pilar Díaz Palacio. Bilbao, España
Dra. Teresa García Muñoz. Oviedo, España
Dra. Virtudes Moreno Martínez. Barcelona, España
Dra. Elisabeth Münzebrock. München, Alemania
Dra. Mª del Carmen Sáinz Hernández. Santander, España
Dra. Estrella Somoano Ojanguren. Valencia, España

Laura Moreno Marrocos, desde Oviedo
Fotos: Aurora Martín

 

DEPARTAMENTO DE INFORMACIÓN

C/ Príncipe de Vergara, 88. 28006 Madrid, ESPAÑA

 

Top