Jueves, 26 Enero 2012 10:00

En Bilbao se conmemoró el Centenario I.T.

BILBAO, Bizkaia, España, 26/01/2012.
Con la celebración de una conferencia “Memoria de un Centenario. Una mirada diferente a la educación de las mujeres” y una solemne eucaristía de acción de gracias, se conmemoró en Bilbao, el primer Centenario de la Institución Teresiana.

Vista de la sala durante la conferencia
Vista de la sala durante la conferencia

Una mirada diferente a la educación de las mujeres

Consuelo Flecha García, bilbaína y catedrática de la Universidad de Sevilla, tuvo a su cargo la conferencia, “Memoria de un Centenario. Una mirada diferente a la educación de las mujeres”, que se impartió en la Sala de Conferencias de Bidebarrieta Kulturgunea –Biblioteca Central de Bidebarrieta-, el viernes 25 de noviembre último.

Consuelo Flecha, dio razón de por qué la Institución Teresiana celebra con gozo su primer centenario de su existencia, un “tiempo corto o un tiempo largo, según como se mire”, expresó. Destacó el lema elegido: “De la memoria al compromiso”: La Memoria nos acerca a las raíces con dos nombres propios: Guadix y Covadonga y al camino recorrido en los distintos países. El Compromiso nos sitúa en el presente de cada país y de cada cultura, donde pretendemos vivir y ser testigos de los valores evangélicos en el campo específico de la promoción humana y la transformación social, mediante la educación y la cultura”.

En este volver la mirada a las fuentes de sentido que dieron lugar a la puesta en marcha de la idea novedosa de Pedro Poveda, la conferenciante valoró “el interés de este sacerdote andaluz por levantar a la mujer del estado de postración cultural –un 70% de mujeres eran analfabetas en la España de principios del siglo XX- y social en que estaba sumida, a través de una educación de espíritu cristiano y de calidad”. Explicó, que “para llevar a cabo este proyecto necesitó y buscó afanosamente personas que se entregasen a su idea. No ahorró esfuerzos y dedicación en la formación de las personas, en cuyas manos depositó tan gran tarea. Tenía claro que atender a aquellos que iban a tener que llevar adelante la educación de las jóvenes era, para Poveda, una necesidad apremiante”.

Consuelo Flecha
Consuelo Flecha

Consuelo Flecha dedicó una parte de su conferencia a la presencia de la Institución Teresiana en Bizkaia, especialmente en Bilbao. Con fotografías y textos recogidos, en su mayor parte, en el Boletín de las Academias Teresianas, acercó al público asistente, a los primeros tiempos de la I.T. en esta ciudad... desde la primera Academia hasta el colegio Ikasbide, la Escuela normal de la Iglesia, los Institutos Zurbarán y Rekaldeberri, el Centro Cultural Moyúa…

La sala de conferencias estaba colmada de amigos, antiguos alumnos y alumnas y miembros de la Institución Teresiana.

012512-4El mundo necesita de esta sal

Una semana antes, el 17 de noviembre, se celebró una solemne eucaristía de acción de gracias, con las lecturas propias de la la Misa de San Pedro Poveda, en la Basílica de Nuestra Señora de Begoña, presidida por el obispo de Bilbao, Don Mario Iceta Gavicagogeascoa y diez sacerdotes de la diócesis de Bizkaia, acompañados de un diácono. Cantó Iralabarriko San Antornia Abesbatza (Coral San Antonio de Iralabarri), dirigido por Doña Maite Zugazaga y acompañado al órgano por Don Pedro Guállar, de la que forma parte Gloria Larrea, miembro de la asociación ACIT. Durante la celebración se alternaron las lenguas euskera y español. Asistieron numerosos amigos de la Institución, antiguos alumnos, alumnos, profesores, familias y miembros IT.

La colecta fue destinada al proyecto Titicachi, en los Andes Bolivianos, uno de los proyectos elegidos por la Institución para ser apoyado en este año centenario, que tiene como fin promover la alfabetización y formación agropecuaria de mujeres quechuas.

En la Homilía, Don Mario Iceta Gavicagogeascoa destacó las siguientes ideas: “El estilo familiar, que él conoció a través de los miembros de la Institución en Córdoba”; “La sencillez de la figura de San Pedro Poveda, un sacerdote discreto, que hacía las cosas con naturalidad y que daba lugar a que el Espíritu fluyera en el mundo y en la Historia. Fundador de una Asociación Privada de Fieles, una forma verdaderamente novedosa en 1911. Sus miembros se caracterizarían por su santidad, su fidelidad a Jesucristo; por su amor y su entrega a los seres humanos con los que la vida les pusiese en contacto. Su interés y dedicación iban dirigidos a que la mujer llegase a todos los campos del saber y de la investigación, a que fuese a la Universidad… Y todo esto en un tiempo en el que el número de mujeres universitarias en España era de 40. Una intuición verdaderamente genial”; “Destacó a Josefa Segovia, figura providencial para poner en práctica las ideas de este santo sacerdote linarense.”

De las Lecturas de la Eucaristía destacó: “Antes de darte la vida, ya te había yo escogido…” Jer 1,4-9. Se refirió aquí a la vocación teresiana, como llamada del Señor. “Nos llamó para la misión. Jeremías también nos habla del temor cuando sentimos el dedo de Dios sobre nosotros: “¡Ay, Señor! ¡Yo soy muy joven y no sé hablar!... No tengas miedo de nadie, pues yo estaré contigo para protegerte. Yo, el Señor, doy mi palabra”. El Señor le dijo a Poveda: “La Institución no es tuya, es mía, es mía la misión”. “Para Poveda sois instrumentos en manos de Dios”.

“Vosotros sois la sal de la tierra…” Mt 5,13-16. “Y esto para evitar la corrupción, para que las cosas no pierdan su ser, para mantener la verdad de la Creación, de la vida, de Dios. Para eso somos la sal. “Vosotros sois la luz del mundo…”. “Para que los que vean vuestras buenas obras, no os den gloria a vosotros, sino a Dios”.

Basílica durante la eucaristía de acción de gracias
Basílica durante la eucaristía de acción de gracias
Mª Cruz Bendaña saluda al finalizar a celebración
Mª Cruz Bendaña saluda al finalizar a celebración

Finalmente, agradeció a la Institución Teresiana, en nombre propio y en el de la Diócesis de Bizkaia, su fidelidad y testimonio. “Nuestra vida está con Cristo, escondida en Dios” (Col 3, 4). “El mundo necesita de esta sal, de esta luz para que no se pierda la vida y la hermosura de la Creación. Que vivamos nuestro compromiso con corazón joven y que la Virgen de Begoña nos acompañe en esta tarea de ser sal y luz del mundo”.

En las lecturas y ofrendas participaron personas la comunidad educativa de Ikasbide, del Comité de InteRed Bilbao, antiguas alumnas y personas de la Institución Teresiana.

Mª Cruz Bendaña, directora de la I.T. del Sector Norte de España, leyó la Bendición del Papa Benedicto XVI a toda la Institución, con motivo de su centenario, y agradeció a los presentes su asistencia.

Finalizada la eucaristía, un antiguo alumno de Ikasbide, acompañado del Txistu y el Tamboril, bailó un Aurresku en honor a la Amatxu de Begoña.

Texto: Miren S. de Aranzeta
Fotos: Mª Isabel Urbieta y Gloria Larrea

 

DEPARTAMENTO DE INFORMACIÓN

C/ Príncipe de Vergara, 88. 28006 Madrid, ESPAÑA

 

Top