Imprimir esta página

Los Pactos Globales de la ONU y el derecho a la movilidad migratoria

ROMA, Italia

Sábado, 27 de abril de 2019, en la sede de Villa Ximenes en Roma, se llevó a cabo un Seminario de Estudio sobre “Los Global Compact y el Derecho común a la Movilidad Migratoria”, organizado por la Institución Teresiana en Italia con el apoyo del equipo internacional presente en las Comisiones de Estudio de las Organizaciones Internacionales de la ONU.

Se destacó la dimensión internacional de la Institución Teresiana, el valor de ser un miembro reconocido por el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC), el fortalecimiento de los caminos que tomó en sinergia con otras entidades de la Sociedad Civil y la Iglesia, expresando así las perspectivas de su misión llevada a cabo en los 30 países en los que está presente.

GlobalCompactEl saludo dirigido a los participantes por Paola Palagi, directora del sector de Italia de la IT, inició el trabajo del Seminario (ver programa aquí), subrayando la importancia y la urgencia del tema elegido para profundizarlo desde diferentes puntos de vista: desde lo sociológico hasta lo ético, desde la perspectiva antropológica y psicológica hasta el enfoque político. Recordó que “vivimos en tiempos de transformaciones de época para comunicarnos en un mundo caracterizado por las contradicciones más fuertes: una realidad de unificación (de economías, de transporte, de flujos de información) y al mismo tiempo marcada por profundos procesos de desintegración social, con crecientes desigualdades dramáticas. Por lo tanto, es importante tener un enfoque serio de la complejidad del fenómeno migratorio de hoy en día para llegar a identificar e implementar estrategias correctas y de solidaridad, para construir juntos un mundo más humano. Esta urgencia se siente con especial fuerza en Italia, en un momento en que la cultura de aceptación e integración está fuertemente cuestionada no solo en el debate público y privado, sino incluso puesta bajo acusación. Las actitudes de intolerancia y racismo se están extendiendo y la legislación más reciente crea situaciones de privación y exclusión, como nunca se ha visto en el pasado (véase el Decreto de Seguridad, Ley 132 de 2018). La Institución Teresiana, promotora de este Seminario sobre Migración, es particularmente sensible a estos temas porque trata, desde su origen, el diálogo entre la fe y las culturas, la promoción de los derechos de la persona, el respeto por su dignidad, el anuncio evangélico que tiene como primeros destinatarios a los pobres y a los últimos”.

Cambiar la narrativa sobre las migracionesvilla ximenes

A continuación, Emma Melgarejo, como coordinadora del equipo internacional de la IT en el ECOSOC, presentó el trabajo de colaboración de la IT en el proceso de redacción del Global Compact on Safe, Regular and Orderly Migration, que comenzó en Nueva York en 2016. La IT se ha unido al llamado de la ONU y de las sociedades civiles para poder cambiar la narrativa de la migración de modo que, más que como fenómeno entendido como un conjunto de problemas, se entienda como una de las oportunidades de inclusión y de dialogo, de participación de cada persona en la construcción del contexto en el que elige vivir.

Hay que escuchar las historias de las personas obligadas a abandonar sus tierras debido a la creciente desigualdad, a huir de situaciones que ponen en peligro sus vidas, a buscar un futuro mejor para sus hijos, solo para encontrarse sin identidad en nuevas tierras donde no son aceptadas. Se vuelven invisibles “legalmente inexistentes”, no cubiertas por ningún sistema legal ni protección de derechos fundamentales inalienables. A partir de estas historias, la IT se unió a la solicitud de cambio para una nueva narrativa de la migración, destacando 9 puntos de la redacción del documento final del Global Compact.

Luego presentó el trabajo que la IT está realizando en el mundo de la migración, en Taiwán y en Amman y en varias ciudades europeas. A través de la asociación internacional EDIW (Education for an Interdependent World), los proyectos tienen como objetivo sensibilizar a otras personas sobre la complejidad del fenómeno migratorio como una situación a la que se debe prestar especial atención. Los jóvenes han trabajado para promover la integración de otros jóvenes migrantes en sus realidades locales. En Nueva York tuvieron la oportunidad de una presentación oral delante de los Estados miembros, como una voz de “jóvenes soñadores y constructores de un mundo interdependiente” que presupone un diálogo acogedor y que ofrece esperanza, lo mismo en Ginebra.

Presentación de los dos pactos

Los documentos son dos paradigmas de compromiso común para los países signatarios de la ONU con el fin de garantizar, el primer documento una migración segura, ordenada y regular; el segundo, los derechos de los solicitantes de protección internacional, los migrantes y refugiados, y la dignidad humana de quienes, por diversas razones, deben abandonar su país.

Deberían orientar la disposición de los gobiernos para enfrentar los desafíos planteados por el fenómeno de la migración, para encontrar soluciones sinérgicas, que puedan combinar el derecho común a migrar con el derecho de los estados a proteger sus fronteras y formular su propia política de migración, en pleno respeto de las Convenciones internacionales. El objetivo es alcanzar un reparto equitativo de responsabilidades entre los diferentes Estados de la ONU.

Los dos Pactos Globales, establecidos con precisos Objetivos, incluyen una serie de principios, compromisos y medidas en todas sus dimensiones y presentan un marco de cooperación global sobre migrantes y movilidad humana con la intención de regular los flujos migratorios transnacionales. Anna Maria Donnarumma, al presentarlos, también subrayó la serie de interpretaciones inexactas y engañosas de los dos textos que tienen lugar en un debate político excitado y polémico. Los Pactos Globales, aunque sean de carácter no vinculante para los estados en el nivel legal, deben constituir un punto de referencia para gobernar la migración de manera efectiva a través de la cooperación internacional, lejos de posiciones aislacionistas que no toman en cuenta las áreas multilaterales en las que los estados, hoy, se relacionan entre sí en un nivel interdependiente. Son la expresión de reflexiones y confrontaciones comunes que empujan a los estados a enfrentarse entre sí sobre asuntos que se consideran, desafortunadamente, solo de competencia nacional. El componente internacional predomina en la formulación de las políticas migratorias que regulan los flujos transnacionales. Lamentablemente, Italia se abstuvo en el momento de su firma en diciembre de 2018.

Intervenciones de los ponentes

Después de la presentación de los documentos, las contribuciones temáticas de los diferentes relatores se entrelazan, discutiendo sobre el tema propuesto.

Los dos primeros, Dr. Luca di Sciullo, presidente del Centro de Estudios e Investigaciones IDOS, y Don Giovanni De Robertis, Director General de la Fundación Migrantes de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), basados en los datos del XXVII Informe de Inmigración Caritas-Migrantes 2018, enfatizaron la importancia de comunicar la inmigración con un nuevo lenguaje que se adhiera a la realidad.

global pactoSeñalan que, lamentablemente, la percepción de los italianos sobre este fenómeno se ha modificado erróneamente y no corresponde a los datos evidentes que a menudo se alteran y, por lo tanto, no son reales y veraces. Mostraron un video con estadísticas correctas, que desafortunadamente los medios en general no brindan, impidiendo un conocimiento válido para un obrar coherente. Además, las políticas de inmigración recientemente adoptadas por varios países, los rechazos ilegales, la separación de familias, la lentitud de los tramites y el abuso contra los migrantes parecen indicar el nacimiento de un nuevo grupo de personas marginadas, presentes en todo el mundo.

No se puede pensar que el fenómeno migratorio es un proceso indiscriminado y no regulado, pero no se pueden erigir muros de indiferencia o miedo y, por su parte, los migrantes no deben descuidar la tarea de conocer y respetar la cultura y tradiciones de la nación de llegada y recepción.

Di Sciullo dijo que los hechos muestran que la UE no está preparada para abordar el tema de la migración. En Italia, la falta de aprobación por parte del Parlamento del principio del ius soli tempered para el derecho a la ciudadanía de ciudadanos extranjeros, solo hace unos pocos años, ha quitado a muchas personas la oportunidad de regularizar su presencia como residentes en su territorio. Hoy Italia se orienta hacia un ius culturae, también para superar el conflicto de identidad en jóvenes nacidos en territorio italiano de padres extranjeros.

De Robertis, destacó cómo las personas se ven obligadas a elegir la migración, pero la verdadera emergencia es precisamente la de los jóvenes italianos que tienen que emigrar para encontrar trabajo en armonía con las calificaciones profesionales alcanzadas. E insistió en que la emergencia es precisamente la de la huida de los jóvenes de Italia. Frente a las muchas formas de precariedad y vulnerabilidad que sufren muchas personas por diversas razones, el ejemplo que reporta, para comprender la actitud de aceptación, y esa es la necesidad de conocer bien a las personas romaníes antes de poder entenderlas… Despertó sentimientos de emoción entre los participantes.

Luego recordó que la Sección para Migrantes y Refugiados del Dicasterio Vaticano para el Servicio de Desarrollo Humano integral fue nombrada por el Papa Francisco para redactar un documento que contribuya a la Reflexión sobre los Global Compacts, a partir de la perspectiva de la Doctrina Social de la Iglesia.

El documento, titulado 20 Puntos de Acción para los Global Compacts, describe, de hecho, una serie de medidas efectivas en respuesta a los desafíos del fenómeno migratorio y representa una respuesta de la Iglesia a las necesidades de los migrantes y refugiados. Se articula de acuerdo al recorrido de cuatro verbos: Aceptar, Proteger, Promover e Integrar, con los que el Papa quiso subrayar la urgencia de acciones coordinadas y efectivas para enfrentar la compleja realidad de las migraciones contemporáneas.

El padre Alessandro Manaresi S.J., subdirector del Centro Astalli, presentó sus actividades de manera elocuente entre narraciones e imágenes, estadísticas y testimonios directos. Examinó las características de tantas personas que llegan a Italia para pedir protección, huir de guerras y persecuciones en sus países de origen, demostrando lo difícil que es garantizar para todos los derechos humanos fundamentales como los alimentos, la cama, la atención médica, una casa o un trabajo.

Enfocó su discurso en las motivaciones y el perfil de la persona voluntaria, que a menudo pide colaborar en los servicios diarios ofrecidos por la estructura del Centro Astalli. En ella hay muchas riquezas en juego porque se acerca al otro de manera personal y gratuita, disponible para intervenir cuando es necesario y ofrecer la ayuda necesaria para que una persona pueda reconstruir su vida en un país extranjero. En el voluntariado hay un cambio existencial que permite que se experimente la aceptación como proximidad al otro en la diversidad y se vea nuestra historia en los ojos del refugiado / migrante.

saladebateDebate participativo

Las intervenciones demostraron un público preparado que hizo preguntas específicas sobre diversos temas, como los relacionados al trabajo de los migrantes con el reconocimiento de los derechos sindicales y los requisitos de seguridad social; al apoyo que se debe dar a los cuidadores o ayudantes domésticos que no pueden realizar un proceso de regularización o por falta de documentos o porque no hay amnistías que favorezcan los procesos de obtención de permisos de residencia; a la recaudación de pensiones, que se convierte en un tema problemático porque los migrantes no pueden percibirlas en los países de origen a su regreso, debido a la falta de acuerdos entre los gobiernos de los dos países; a la valoración de las cualificaciones profesionales que poseen los migrantes y al potencial de los empresarios extranjeros que generan ingresos significativos también en beneficio de nuestra economía nacional y no solo para el envío de remesas que apoyan a los miembros de su familia en los países de origen.

Por la tarde, se reanudó el trabajo con una breve presentación del documento preparado por el Foro de las ONG de inspiración Católica (ICNGOs): “Hacia una sociedad más inclusiva: un resumen de los grupos temáticos del Foro de Roma”.

El prof. Augusto Reggiani, de la Fundación ABCD para la promoción social y la cooperación para el desarrollo, explicó las razones que han motivado a las diversas organizaciones de inspiración católica para discutir temas que garantizan las condiciones culturales y socioeconómicas en favor de la inclusión de las personas, especialmente las más vulnerables, como los relacionados con: derechos humanos, desarrollo, atención médica, educación, familia, juventud, migración.

El documento desarrollado expresa, de esta manera, valores-guía, criterios y objetivos del trabajo realizado por las distintas asociaciones que les pertenecen. Se refiere a las metodologías utilizadas por ellas con un enfoque horizontal y no jerárquico, de análisis e investigación académica, convergencia temática, impacto y cohesión social, agregación y trabajo en y de Red. Sus acciones se ven alentadas y apoyadas por una convicción que va más allá del individuo y que explora continuamente el valor de la trascendencia y del cambio de época, que también incluye una importante dimensión moral.

Presentación de experiencias de acogida

La Dra. Zervino María Lía, Presidenta General de la Unión Mundial de Organizaciones de Mujeres Católicas UMOFC / WUCWO y la Dra. Barbara Terenzi de VIS y Misiones Don Bosco y Don Bosco 2000, contribuyeron a la presentación de Buenas Prácticas sobre temas de género y protección de los derechos de las mujeres migrantes, en el horizonte de luces y sombras sobre las mujeres en el escenario mundial y para poner fin al grave fenómeno de la trata.

Ambas intervenciones destacaron la necesidad de recuperar la dimensión de los derechos humanos, basada en el reconocimiento objetivo de la dignidad propia de cada persona, independientemente de las condiciones de su estado y sus características de identidad. Transgredir esta dimensión y ejercer formas de violencia, particularmente sobre las mujeres, lleva a ser sustancialmente ajeno a los demás y favorece la globalización de la indiferencia nacida del egoísmo, fruto de una concepción de la persona incapaz de aceptar la verdad y de vivir una auténtica dimensión social.

Los ejemplos proporcionados por las ponentes intentaron demostrar cómo en el contexto de las sociedades libres y en la dinámica de las relaciones interdependientes, justas e inclusivas, la igualdad y la equidad difieren sustancialmente, ya que la equidad es un concepto que va más allá de una distribución equitativa de beneficios y exige la creación de igualdad de oportunidades. La equidad participativa, la emancipación y el empoderamiento genuino deben convertirse en componentes del proceso de desarrollo necesario para contrarrestar la injusticia y la inequidad, para que ninguna persona se quede atrás. Por lo tanto, es necesario analizar las causas profundas de estas desigualdades y la falta de responsabilidad no asumida para avanzar hacia nuevas expresiones de solidaridad internacional.

Interesante ha sido la propuesta de una “Migración Circular” que prevé el retorno del migrante, preparado y acompañado al país de origen, para poder tener documentos personales que le permitan regresar a Italia de manera regular.

El profesor Augusto Reggiani volvió a intervenir para presentar una experiencia a la luz del tema “La globalización económica y la migración”. Como miembro de la Coordinación Nacional sobre barreras al comercio de recursos/bienes italianos en terceros países y asistencia a asociaciones que representan a empresas, pudo experimentar cómo, al activar las condiciones de productividad / producción en áreas de terceros países, es posible generar un trabajo rentable. Eso mantiene a los habitantes en su lugar natal, porque les garantiza formas reales de ganancia y no solo de supervivencia. En Burkina Faso, por ejemplo, la preparación de tierras aptas para el cultivo de judías verdes ha permitido un acuerdo de compra / venta transnacional entre empresas sociales locales y la empresa italiana Findus. Y el resultado es que no hay inmigrantes de este país en el mundo.

En el mecanismo de redistribución de oportunidades productivas, respetando también las características climáticas, subrayó el ponente, la subsidiariedad es una dinámica que promueve la solidaridad y la fraternidad; se convierte en una herramienta para lograr la cohesión social y contribuir a la inclusión y la justicia social. Así, una empresa social, una nueva forma de ver la relación entre el trabajador y el trabajo, la promoción de valores intergeneracionales, son todos caminos para alcanzar una mejor distribución de la riqueza económica que sea respetuosa de todos los pueblos.

franceso e migrantiDesafortunadamente y con frecuencia, los gobiernos y los organismos privados del Primer Mundo explotan los recursos del mundo en desarrollo que exacerban los problemas en estos países: subdesarrollo, migración, falta de atención médica y oportunidades educativas, división de familias cuyos jóvenes abandonan sus hogares con la esperanza de enviar remesas a casa. Por lo tanto, se debe garantizar una inclusión más amplia de todos los seres humanos. Las soluciones deben buscarse a nivel mundial, los problemas se resuelven mediante la negociación y la comprensión del punto de vista del otro, no solo con el poder. Por lo tanto, los esfuerzos multilaterales deben ser vinculantes, con un reparto activo de responsabilidades entre todas las partes.

Conclusiones

Finalmente, las y los participantes en el Seminario expresaron razones y sentimientos de aprecio real por las intervenciones temáticas/ operativas de las/los ponentes.

Muchos se expresaron favorablemente también en la profunda convicción de que esta experiencia de intercambio temático y de proyectos en Red entre asociaciones, algunas pertenecientes al Foro de ICNGOs, es la estrategia más adecuada para seguir y para garantizar los objetivos de cambio que todos deseamos y para los cuales trabajamos todos los días, tanto para superar las crecientes desigualdades a nivel socio-cultural-económico como para satisfacer las expectativas de equidad y justicia social para todas las personas, incluidos los migrantes, en nuestros contextos.

El recuerdo de la oración del Papa Francisco por don Giovanni De Robertis produjo un gran impacto, subrayando que las migraciones son hoy el espacio en el que Dios construye nuestra historia… La luz del Evangelio es una guía para cualquiera que se ponga al servicio de la civilización del amor, donde las Bienaventuranzas tienen una resonancia social, donde hay una inclusión real de las/los últimas/os.

Esperamos continuar el camino emprendido, activando fuerzas sinérgicas y complementarias, para fortalecer las relaciones internacionales sobre la base de conceptos fundamentalmente diferentes e innovadores y garantizar juntos el logro del cambio social deseado.

Texto: Anna Maria Donnarumma, Roma.