Jueves, 16 Mayo 2019 15:09

La Pascua vivida a la luz de la Encarnación

PALERMO, Italia

Un grupo numeroso de miembros y amistades de la Institución Teresiana en Italia ha celebrado este año la Pascua en Carini, cerca de Palermo, con el lema del año “La Encarnación bien entendida”, como eje.

El Triduo Pascual vivido como comunidad IT, que se celebra desde hace años en Sicillia, este año nos ha llevado a Carini, un oasis franciscano con una maravillosa vista al mar, a pocos kilómetros de Palermo.

domenicadipasqua2El ambiente, los participantes -de edades entre 3 meses y 91 años-, Don Oscar, sacerdote colombiano, los animadores, Juani Romera, miembro de la IT que vive en Brusleas y Paola Palagi, directora de sector de la Institución Teresiana en Italia, nos han permitido vivir intensamente el misterio de Muerte y Resurrección del Señor Jesús, fundamento de nuestra fe, en un clima de profunda fraternidad y participación de lo que somos y de aquello a lo que la fe nos convoca.

Desde la novedad de la Encarnación

Hemos querido poner como base de lo vivido en estos días la solicitud constante de Pedro Poveda “La Encarnación bien entendida” que es, además, el tema que continuará a interpelarnos durante todo el año y durante toda la vida, pues es algo fundamental: “La novedad de la Encarnación atraviesa todo nuestro ser, estar y hacer”.

El Jueves Santo quisimos vivir el aspecto del DON en la Encarnación: promesa, amistad, servicio, el Cuerpo y la Sangre de Jesús, alimento para nuestra vida.

Paola Palagi nos ha recordado cómo los advenimientos de la Pascua indican qué es la Iglesia y lo que está llamada a ser: comunidad de salvados, testigo de la victoria sobre el mal y sobre la muerte, portadora de esperanza y de la nueva energía del Señor Resucitado, en el mundo.

Celebrar la institución de la Eucaristía recordando la Última Cena es vivir el don de la vida de Cristo que se hace uno de nosotros, comparte nuestra condición humana limitada, nos habla, nos ayuda, nos sana. Llega a asumir sobre Sí mismo nuestros males, se queda con nosotros bajo el signo del pan y del vino.

venerdisanto6El Viernes Santo nos detuvimos en el significado, valor y modos de oración. Juani Romera nos recordó que es importante preguntarse: ¿qué relación tenemos con Cristo? Porque la oración “no es otra cosa sino tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama” como decía Santa Teresa.

El día se terminó con un Via Crucis elaborado entre todos los participantes que habían comentado y transformado en oración el contenido de cada estación. 

El Sábado Santo, día del gran silencio, Juani Romera nos ayudó a reflexionar sobre la necesidad de que lo que creemos se transforme en lo que vivimos y nos ayudó a mirar a dos de los grupos humanos que en estos momentos, en la sociedad, necesitan atención: los jóvenes y las familias. Como conclusión se nos pidió ver qué cosa puede aportar cada uno de nosotros a la construcción de un mundo más humano y lo representamos simbólicamente con ladrillitos de colores.

Todo esto unido a las celebraciones litúrgicas en las que don Oscar, repetidamente, nos invitaba a vivir la encarnación, nos ayudó a ir dejando que la vida de Cristo se haga carne en cada una de nuestras vidas.

Alegría Pascual

Todo tuvo su culmen la noche y el día de Pascua en una explosión de alegría y de cantos compartidos también, con muchos familisabatonotte3ares que no habían podido estar con nosotros todo el tiempo, pero que se unieron la noche del sábado o el Domingo de Resurrección.

No podemos dejar de señalar la presencia de algunos pequeñísimos de cinco, cuatro, tres años, tres meses, espejo de la presencia del amor de Dios que, a su manera, han participado y estimulado nuestra esperanza abriéndonos al futuro.

Texto: Annamaria Sartarell, Palermo.

Acceda a quí a la web de la IT en Italia con la crónica en italiano y más imágenes.

 

DEPARTAMENTO DE INFORMACIÓN

C/ Príncipe de Vergara, 88. 28006 Madrid, ESPAÑA

 

Top