Martes, 05 Abril 2016 00:00

El espíritu de un Profeta en Jaén, con un sabor muy especial

0405-1 

JAÉN, España.

La película POVEDA continúa en la pantalla de varios cines en España. Participantes del Proyecto Rajab, de acogida y encuentro de Inmigrantes promovido por la Institución Teresiana en Jaén, relatan su experiencia.

Un grupo de más de 50 personas, todos inmigrantes que participan en el Proyecto Rajab de los niveles medio y superior, tuvimos la suerte de asistir a la proyección de la película Poveda. Nos atrevimos los que manejamos la lengua como para entender los diálogos. También asistieron algunos de los voluntarios. Lo hicimos con emoción y expectativa.

0405-4

En la película pudimos ver en la vida de Pedro Poveda una invitación permanente al discernimiento tan necesario para dar respuestas creativas a los problemas y desafíos nuevos a los que la evangelización tiene que hacer frente.

Reconocimos un ejemplo de coraje para afrontar los cambios que la realidad pide a nuestra formación, así como la interpelación que como cristianos se nos requiere, para no conformarnos nunca con lo “ya sabido”, “lo de siempre”, la mediocridad.

Esa inquietud que vimos en Poveda durante los años de Guadix y su compromiso con la formación de la persona; el estudio y meditación de Covadonga con la puesta en valor de la mujer y su empoderamiento, nos emocionaban. También al sentir cómo iba creando caminos nuevos en la Iglesia.

Otro aspecto que valoramos es el valor de la sinceridad y de creer en la “Idea Buena”, para sostener las propias convicciones ante las resistencias y contradicciones de unos y de otros, de dentro y de fuera. La llamada exigente y viva a una fe inseparable de la promoción de la justicia, con la invitación durante toda su vida a poner a los pobres en el centro de su corazón y su misión. Primero en Guadix, luego con el intento de formación del hogar para “golfillos” en Madrid y al final de su vida con su participación en la Hermandad del Refugio. La película nos acercó a una persona llena de actualidad y nos invitó a seguir comprometiéndonos.

Emociona pensar en Poveda y su capacidad de tender puentes frente a los muros, de hacer valer el diálogo a la confrontación, lo cual se aplica tanto a cuestiones familiares y de género como a la economía, la política y la cultura.

De cuando en cuando, con los ojos empañados por la emoción, lanzábamos la vista a los asistentes a la proyección. Y ver en una sala llena de jiennenses, disfrutar junto a un colectivo de pakistaníes, senegaleses, marroquíes, argelinos, malienses, nos hacía a todos caer en la cuenta de la necesidad de seguir la tarea de Poveda.

Pasar del muro al puente ante las tragedias de nuestros días

0405-3

Porque hoy la alusión a los muros, reviste una especial y urgente gravedad ante la tragedia de los refugiados y migrantes que dejan sus países huyendo en busca de mejores condiciones de vida en Europa, y que se encuentran frente a verdaderos muros que les cierran el paso.

Construir puentes y no muros significa, en palabras del hermano Papa Francisco, “generar no hostilidad sino hospitalidad, no exclusión sino inclusión, no rechazo sino acogida, no xenofobia sino aceptación de las diferencias” y vale tanto para Lampedusa como para Jaén o cualquiera de nuestras ciudades españolas y europeas, ante el atropello a que asistimos a diario a los más elementales Derechos Humanos, atropello a la Dignidad de la Persona.

Pasar del muro al puente implica un profundo cambio de actitud, una profunda conversión. Y tiene grandes consecuencias positivas en todas las dimensiones de la vida, y nos lleva a superar todo racismo, toda prepotencia económica y política, cultural y religiosa.

En varias secuencias de la película se generaba esa dinámica de cambio, de actitud de mansedumbre, de generar y ofrecer unión entre todos y entre todas. Actitudes de un profeta como Poveda.

La misericordia acerca el corazón a la miseria del otro, en este caso, a las decenas de miles de víctimas humilladas por incontables violaciones a su dignidad humana y derechos.

Pedro Poveda, apóstol de la Misericordia en esta película, nos descubre cómo acercarnos a la misma. Él no desconoce la realidad, sino que se acerca respetuoso y asombrado ante el dolor causado por el abandono de la persona, por el abandono de los  Hijos de Dios y ahí quiere hacer su aportación, su proyecto de Luz.

0405-2

Los inmigrantes y voluntarios de Rajab salimos emocionados de la sesión. Una chica musulmana marroquí expresó, dirigiéndose a los voluntarios: “Ahora entiendo lo que hacéis en Rajab”. Nos llegó al alma. Las palabras que llegan de la periferia nublaron con emoción nuestra vista. De alguna manera seguíamos asistiendo a otra escena de la película, esa que vamos y seguimos construyendo todos y cada uno de los miembros de la Institución Teresiana en los diversos ámbitos de Misión en que nos movemos.

Es tiempo de encender Luces en la Oscuridad, es tiempo de seguir soñando su Idea.

Es tiempo de PROFECÍA. Es nuestro tiempo.

Proyecto Rajab- ASC Poveda

 

DEPARTAMENTO DE INFORMACIÓN

C/ Príncipe de Vergara, 88. 28006 Madrid, ESPAÑA

 

Top